viernes, 17 de octubre de 2014

¿Cómo revisar y actualizar nuestro plan financiero? I




Nuestras necesidades no son las mismas hoy que hace 10 años; nuestro plan financierotampoco debería serlo. Aprenda cómo actualizar su plan para que encaje con sus necesidades.



En la vida quizá lo único constante es el cambio. Nuestra situación evoluciona, conseguimos un mejor trabajo, nos convertimos en padres, tenemos que ayudar a un familiar enfermo o simplemente nuestra manera de pensar y nuestras prioridades se modifican.

Nuestras necesidades y objetivos no son los mismos que hace cinco o 10 años. Nuestro plan financiero tampoco y por ello necesitamos revisarlo una vez al año cuando menos. También es recomendable actualizarlo cuando sea necesario.

Desde luego, sin conocer a detalle la situación particular de cada uno de los lectores, no puedo dar recomendaciones específicas, sino simplemente lineamientos generales que nos permiten determinar si vamos por el camino correcto, o si es necesario hacer ajustes.

Entre las preguntas y reflexiones que debemos hacernos para replantear —de ser necesario— nuestro plan financiero, se encuentran:

¿Nuestras metas son razonables y medibles?
Los objetivos que se deben plantear en cualquier plan financiero deben ser cuantificables en términos monetarios. No basta decir: quiero tener un retiro digno, se requiere saber qué monto necesitaremos para ello.

Éste es el punto de partida para elaborar un plan financiero personal, ya que entonces podemos determinar, a partir de una serie de variables de las cuales hemos hablado en otras ocasiones, el monto que necesitamos ahorrar cada mes para lograrlo.

Ahora bien, en ocasiones nuestra vida puede tener cambios que nos obliguen a hacer modificaciones a nuestro plan. Por ejemplo, el nacimiento de un hijo puede implicar costos adicionales que limiten el ingreso disponible hacia otras actividades. O bien, para algunos padres, puede surgir un nuevo objetivo financiero: buscar de alguna manera garantizar su educación superior.

Por ello es importante revisar con regularidad nuestro plan, como mencionamos antes, por lo menos una vez al año.

De la misma forma, existen eventos, como la pérdida de empleo, que generan un cambio brusco en nuestras prioridades.

Estos eventos hacen que en el corto plazo tengamos que reorientar nuestros recursos hacia objetivos que antes no teníamos previstos, como administrar correctamente nuestra liquidación y enfocarnos a conseguir otra fuente de ingresos que pueda garantizar la estabilidad de la familia.

Pero además, después de estabilizarnos, puede ser que hayamos valorado la importancia de un fondo para emergencias y queramos enfocarnos en su construcción, de tal manera que podamos enfrentar con éxito una crisis futura.

Muchas veces necesitamos vivir una crisis para saber que tenemos que prepararnos si llega otra.

Eso en sí mismo es un cambio de prioridades, que requiere un nuevo enfoque a nuestro plan financiero, con el fin de completar o incrementar ese fondo lo antes posible.

Tenemos contemplado todo lo que ocurre en nuestra vida actualmente?
De esta forma, al revisar nuestro plan financierodebemos pensar en lo que está pasando en estos momentos por nuestra vida. ¿Ha cambiado algo desde que establecimos originalmente nuestro plan o desde la última revisión? ¿Hay algunas cosas que nos gustaría lograr, que no habíamos considerado antes?

Si tenemos nuevas metas y queremos reconfigurar nuestros recursos hacia ellas, debemos siempre priorizarlas y buscar un equilibrio entre ellas —un balance—, sin olvidar las de más largo plazo (como el retiro), que suelen ser las más importantes.

Es perfectamente viable que uno quiera interrumpir o disminuir sus contribuciones para el retiro con el fin de completar más rápido su fondo para emergencias, pero esto no significa que debamos abandonarlo definitivamente.

Cuando hacemos una reasignación temporal de nuestros recursos, es importantísimo definir y planear cuánto tiempo durará.

El segundo paso para actualizar nuestro plan financiero es ver si nuestras inversiones responden realmente a esosobjetivos de inversión, para luego revisar si nuestro patrimonio está adecuadamente protegido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada